miércoles, 30 de junio de 2010

REQUETE MISERY

Lo había decidido, no iba a escribir más en mi blog, había sido una decisión dura, pero había llegado a la conclusión de no volver a poner mis dedos sobre un teclado para escribir un comentario o un relato, había perdido toda mi imaginación e inspiración y esto solo me hacía sufrir, así lo decidí, aunque no se lo diría a nadie ni lo publicaría, simplemente dejaría pasar el tiempo, matando la ilusión y el recuerdo de que un día escribía, así hasta olvidar hasta las contraseñas.

Habían pasado unos quince días más o menos desde mi decisión de no volver a escribir, salí a correr como todos los días, al llegar a una calle sin salida, donde siempre me detenía para hacer una pausa y estirar, justo cuando en los auriculares sonaba Mandela Day, una cacerola cayó a mis pies, había pasado rozando mi cabeza, miré hacía arriba y desde una ventana, una señora oronda y con brazos halterofílicos, me gritó " CABRÓN VUELVE A ESCRIBIR", arrojando en ese momento un amasador de madera que golpeó mi rodilla izquierda con gran violencia. Decidí no pararme a discutir y salir corriendo a la escasa velocidad que permitía mi maltrecha rodilla, cuando por la salida de la calle apareció una especie de manifestación, con pancartas de VUELVE A ESCRIBIR, "VAGO DESGRACIADO ASÍ NUNCA SERÁS SARAMAGO" y alguna más que no reproduzco aquí por la brutalidad y obscenidad de su texto.
Me asusté, para que negarlo, la multitud aunque no excesiva era numerosa y avanzaban hacía mi, que no tenía escapatoria, de repente vi abierto el portal de la casa de la mujer violenta, entré a la carrera, seguido por los manifestantes, subí hasta el primer piso, en el descansillo estaba la lanzadora de menaje del hogar, acompañada por tres chicas bastante atractivas por cierto, la señora me lanzó un puñetazo, haciendome caer hacía atrás, me desmayé.

Desperté en una habitación, esta era una suite, en un lado un dormitorio, con muebles nuevos y aparentemente caros, y una puerta que conducía a un baño enorme en cuyo centro había un gigantesco y atractivo jacuzzi, que me decía "bañate, bañate", pero reprimí, mis deseos de bañarme y seguí investigando, al otro lado del dormitorio había una salita, con una tele de 40 pulgadas, conectada al plus y a una play 3, en una estantería por cierto había unos cien títulos para esta consola, enfrente de la tele había tres sillones de piel, con respaldo abatible y muy mullidos, con sistema de masaje incorporado, al otro lado de la salita había otra mesita con un ordenador con conexión a internet. Estaba yo empezando a abrir mi correo para mandar un mensaje pidiendo ayuda, cuando se abrió a la puerta y entró la señora cachas y brutal, acompañada de las tres chicas, con un gesto hizo callar mis protestas, y comenzó a decir.

- Te quedarás aquí, comerás tres veces al día, aunque siempre tendrás cosas para picar, escribirás de nuevo, y con una cadencia mucho mayor ya lo verás, no me interrumpas- continuó con su voz grave-Ahora te quedarás con estas tres amigas, que te lo explicaran todo.

- Estáis locos, os agradezco el interés, y vuestra admiración - mi ego salía a la luz- pero yo quiero salir.

- No te admiramos, escribes fatal, pero la gente ha visto que si algo tan inútil, se atreve a escribir y publicar, ellos serán capaces de hacer cualquier cosa, eso les da esperanza en estos tiempos de crisis, ahora tengo que irme.

Comencé a sollozar, me habían secuestrado pq escribía mal.Las tres chicas se me acercaron y comenzaron a consolarme, al cabo de unos minutos mi depresión era solo un recuerdo, hicieron todo lo que una mujer puede hacer para que un hombre se sienta bien, jugamos al trivial, después al Pro en la consola, nos dimos un baño los cuatro junto...

Cuando me desperté, apareció otra vez la jefa, que con su vozarrón me dijo:
-Lo has pasado bien, ¿verdad?, a partir de ahora, si quieres que vuelvan tendrás que publicar algo, vivirás con todas las comodidades, pero no saldrás de aquí. Si escribes las chicas volverán, si no escribes, estarás solo...


Como habéis podido ver, he vuelto a escribir....


Para K. Bates, J. Caan y sobre todo S. King

Besos mañana más, o igual dentro de unas horas...

4 comentarios:

Sara López Moreno dijo...

Jajaja, qué remedio, ¿no? Me ha gustado mucho, es muy fresco, natural y con una gran carga de humor, para empezar bien el día.
Sin embargo, repites mucho el verbo "había". Cuida esas repeticiones porque pueden cansar al lector. Te digo esto bajo mi punto de vista y que conste que yo también repito palabras :).

Me sumo a tu lista de seguidores.

Saludos,
Sara.

witto dijo...

que bien, vuelves a las andadas; lo que publicas es lo único que leo con más de tres líneas.
lo único malo, el trivial, ya te enseñaré juegos mucho más provechosos.

na+

pradoisdead dijo...

Hola Sara, un placer que me leas, tienes toda la razón, gracias

pradoisdead dijo...

Witto querido, ojalá me enseñes muy pronto juegos nuevos, como siempre gracias por leerme.